GENERAL ROCA (Corresponsalía Patagonia) Aumenta la temperatura en la interna del Movimiento Popular Neuquino (MPN) con el inicio de la gira que las principales figuras de la lista Azul y Blanca, el espacio que fundó el dirigente petrolero Guillermo Pereyra. El puntapié inicial se dio en Rincón de los Sauces, la tierra de su sucesor en el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Marcelo Rucci, con un fuerte discurso que apeló a la unidad en el partido patagónico pero demostró diferencias con el gobernador Omar Gutiérrez y su antecesor Jorge Sapag, mentores de la línea Azul. “No vamos a romper el partido, porque queremos la unidad del MPN, pero esa unidad no pasa por amontonar a los compañeros y repartir cargos para que todos se callen la boca”, advirtió el histórico sindicalista. Ya hay fecha para una segunda reunión: será el 9 de abril, en Zapala.

La sede elegida por la dirigencia no fue casual. Allí se concentra la mayoría de la representatividad alcanzada por Rucci, quien fuera intendente de la ciudad hasta 2019. El acto, en la sede emepenista, incorporó oficialmente a la pata gremial del partido al juego de roles que influirá en la designación de autoridades y finalizará en la gran interna, de la que se espera que participe el diputado nacional Rolando Figueroa para competir por llegar a la fórmula que compita en 2023 por la gobernación.

“Vamos a discutir muy fuerte para lograr la unidad, pero basada en la dignidad y calidad de vida de los neuquinos. Si no les gusta esa unidad, vamos a ir a elecciones con nuestros propios candidatos para gobernador, vice, diputados y para todos los cargos”, anunció Pereyra.

El caudillo sindical sustenta la campaña en el retroceso que sufrió el partido patagónico desde mediados de los 90. Citó los días en que el MPN tenía más de 23 bancas en su bloque de la Legislatura provincial y comparó la actualidad, donde cuenta nueve bancas. Además, puso el ojo en la billetera. “Queremos saber qué pasa con el déficit de nuestra provincia. Todo lo que ingresa en concepto de regalías por el crecimiento de la actividad petrolera se va por un caño mucho más grande, que son los gastos fijos”, se quejó.

A su turno, Rucci no defraudó y elevó el tono del discurso. “Muchos de los que están acá arriesgaron su vida. En nuestro pueblo, todo es lucha, todo es esfuerzo, por eso estamos dispuestos a luchar por la dignidad y por eso vamos a volver a ser gobierno en 2023”, lanzó en el final de su arenga.

El primero de los actos que, según fuentes de la Azul y Blanca, se repetirá en Zapala el próximo 9 de abril, se suma al incipiente frente que empezó a gestarse en los calurosos días del verano neuquino. La foto principal de ese proyecto se dio en la capital junto al secretario general de ATE Neuquén, Carlos Quintriqueo.

“Marcelo y Guillermo se sustentan en 26 mil afiliados de su gremio, no subestimamos su poder de fuego”, le dijo a Letra P una importante figura emepenista con llegada a todos los sectores internos del oficialismo neuquino.

Con las figuras en campaña, asoman tres espacios para las elecciones de este año en el partido. Por un lado, el oficialismo de Gutiérrez, Sapag, el intendente de la capital neuquina, Mariano Gaido, y el vicegobernador de Neuquén, Marcos Koopmann. Enfrente, la lista Violeta de Figueroa y la Azul y Blanca del sindicalismo. Hasta hoy, el juego está abierto.

Publicado en Letra P

Redacción Electoral