Aunque parezca lejano, la carrera hacia las presidenciales ya está lanzada. Es interesante analizar la situación de Horacio Rodriguez Larreta, sobre todo en un contexto donde se le está dificultando nacionalizar su imagen y hablar de los temas que más preocupan a los argentinos (inseguridad e inflación).

Para graficarlo mejor, el jefe de gobierno de CABA está teniendo “el problema del cerco“: es una figura muy conocida dentro del distrito en el que gobierna (del cerco para adentro), pero practicamente desconocido para el resto de la población (del cerco para afuera).

– Todos recordamos la imagen de Alberto Fernández escoltado por los gobernadores de los dos distritos más importantes del país cuando se hacían los anuncios sobre la cuarentena.-

La realidad es que, a pesar de lo trágica que fue la pandemia, le sirvió aparecer en un momento donde la audicencia estaba espectante por los anuncios y, además, para polarizar el debate cuando el gobierno nacional intentó avanzar sobre la autonomía de CABA.

Por otro lado, la incurción en política de Milei es sin dudas una piedra dado que los votos de centro-derecha captados por JxC, hoy están migrando hacia LLA. Más allá de que en los últimos días se habló de no incorporarlo a JxC, y que eso es un virtual beneficio para él, va a ser importante que mantenga la unión del partido. Pero habrá que ver lo que ocurre con figuras como Patricia Bullrich, Mauricio Macri o Gerardo Morales.

Por último, quiero hacer una mención a los focus group (estas encuestas que miden la opinión pública) que se han transformado en su herramienta preferida. Debo advertir que puede ser un arma de doble filo dado que si las encuestas arrojan resultados que están muy alejados de su realidad ideológica es posible que el cambio de discurso repentino se vea poco genuino y el votante termine castigandolo.

Queda aproximadamente un año y cuatro meses para las elecciones presidenciales, y el tiempo es un factor que empieza a jugar en contra.

¿Yo? Argentino.

Últimas entradas de Brian Román (ver todo)