Un día después del cónclave de intendentes del Frente de Todos convocado por el Jefe de Gabinete Martín Insaurralde en La Matanza el pasado martes, donde una veintena de jefes comunales firmaron un durísimo documento culpando exclusivamente de la degradación que sufre el Gobierno y la sociedad argentina a Alberto Fernández, el histórico intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, formuló filosas reflexiones sobre la actualidad política nacional.

“Si seguimos así, en el 2023 estaremos viendo el poder desde un café” disparó Descalzo.

Su opinión no es para dejarla pasar por alto, ya que se trata del único peronista que consiguió superar el proceso de renovación que se verificó a partir de 2015 y que debió sufrir la persecución del Instituto Patria, que lo excluyó del armado de las listas de la Primera Sección electoral y de candidatos a diputados nacionales.

En el borrador de la lista para la elección legislativa de 2021 Descalzo figuraba como candidato a diputado nacional en el 12° lugar. Pero Máximo Kirchner lo vetó, e incluyó en ese lugar al ex Ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.

A diferencia del documento -que responsabiliza exclusivamente a Alberto Fernández de la debacle del Frente de Todos-, Descalzo desplegó una perspectiva crítica más amplia, en la que incluyó a Cristina Fernández y al gobernador Axel Kicillof.

“Si no se toman las medidas que hay que tomar vamos a ver al próximo gobierno sentados desde un café” afirmó. Y reiteró su pronóstico, al señalar que “si no hay unidad vamos a ver al próximo gobierno sentados en una café”.

Descalzo distribuyó responsabilidades entre Alberto Fernández y CFK y destacó la necesidad de también “hablar con el gobernador Axel Kicillof y Cristina Kirchner para sacar al Frente de Todos de la crisis”.

“Tenemos que obligar a hablar a todos. A Alberto, Cristina, Axel… A todos porque estamos preocupados porque somos la primera línea de fuego y todos los días nuestros vecinos enfrentan los problemas inflacionarios” enfatizó en tono dramático.

En sintonía con el texto difundido tras la reunión, Descalzo afirmó que “acompañarán al Presidente en todo lo que sea necesario. “Pedimos sentarnos a charlar cosas que le interese a la gente porque para eso nos votó. Queremos que el Frente De Todos se mantenga sólido, unido. Estamos en contra de la grieta”.

Para el intendente de Ituzaingó, resulta indispensable mantener la “unidad que nos permita hacer lo que requieren los vecinos. Tenemos que sentarnos, charlar y discutir la agenda que necesitan los argentinos”.

En 2001, Descalzo fue uno de los intendentes que tuvo que ponerle el pecho a la conmoción social y los saqueos que terminaron con el gobierno de Fernando de la Rúa. Esa experiencia nutre su preocupación y su dramático llamado al entendimiento interno y a la unidad.

Sabe muy bien que, de no ser así, la réplica de esas terribles jornadas están a la vuelta de la esquina.

Y no se hace el distraído.

Publicado en Agencia Nova

Redacción Electoral