Alberto Rodríguez Saá echará mano a los fondos públicos para ponerlos al servicio de su frente político que viene de perder las primarias por casi 10 puntos ante el Frente Unidos por San Luis de Claudio Poggi. En 2017 usó el aparato del Estado para persuadir al electorado.

Esta noche el gobernador por los medios oficiales formuló una serie de anuncios que en los hechos implican inyectar plata en diversos sectores de la población castigados por la pandemia y desprotegidos durante la cuarentena.

De acá al 14 de noviembre habrá un derrame de fondos públicos dirigidos a los empleados públicos y beneficiarios de planes sociales, y también a aquellos sectores postergados que sufrieron la crisis.

Frente a las cámaras se presentó un Rodríguez Saá distinto al que se había sentado en la sede partidaria donde definió el mensaje de los puntanos en las urnas el 12 de septiembre como una “derrota de mierda”.

En un auditorio conformado por funcionarios-candidatos, intendentes y dirigentes de entidades lanzó la “reconstrucción de San Luis”. En rigor los convocó para que sean testigos del festival de anuncios de corte electoral. Ensayó un pedido de “perdón” por la actuación de su Gobierno en la crisis, pero de inmediato se justificó y defendió la obra del Hospital “Ramón Carrillo”: “Es grandiosa y enorme y nunca supimos que venía una pandemia, pero llegó y nos ayudó muchísimo”.

Publicado en ElChorrillero

Redacción Electoral
Últimas entradas de Redacción Electoral (ver todo)