Cristina Kirchner ya está en modo electoral. Cuando queda un año y dos meses para el cierre de las listas, la vicepresidenta comenzó a apuntar a sus candidatos y reconfigurar los espacios para competir en el 2023.


Está en juego el destino de esta administración del país, por lo que sus constantes críticas van en una dirección diferente al control de las decisiones cotidianas. Mientras tanto Alberto busca el apoyo de simpatizantes y algunos grupos de las provincias, para tratar de al menos mantearse en pie hasta diciembre de 2023.

Los nombre de Cristina

>>> Wado de Pedro tiene un alto perfil y es uno de los favoritos de Cristina. El ministro del Interior, designado por la vicepresidenta, abre su agenda a escala internacional.

Durante los últimos dos meses De Pedro ha estado en España, Italia (donde se reunió con el Papa) y finalmente en Israel. Estas giras no están coordinadas con cancillería, y es una especie de protocolo diplomático es paralelo.

Todo esto en un marco de un plan, para instalar a ministro tiene un perfil de conservador dentro del propio Kirchnerismo duro.

Los viajes al extranjero no afectan a la gestión porque no firman ni se comprometen a nada, el único objetivo es aprovechar fotos y contactos. “Es muy vivo”, dijo un funcionario de La Cámpora, un poco celoso con De Pedro.

La figura de Wado representa una posición «moderada» en el cristinismo. De hecho, fue la única persona a la que se le permitió, sin objeción pública, expresar su apoyo al acuerdo con el FMI.

En el peronismo asumen que Cristina se postulará nuevamente a senadora. Esta semana se firmó un acuerdo político entre ella y Sergio Massa, institucionalizando la mesa de Frente de Todos en Buenos Aires.

>>> El otro actor mencionado es Axel Kicillof. El gobernador actuó como si pensará en la reelección, a pesar de las amenazas de los intendentes que promueven la candidatura de Martín Insaurralde.

>>> Daniel Scioli empieza a sonar también. En el espacio dicen de él que: “Es de lealtad probada” su nombre también aparece entre los posibles postulantes.

>>> Máximo Kirchner se enfoca en el armado territorial en distintos distritos. Su misión es comandar el peronismo, agitado por las internas.

Se siente más cómodo en esta tardea de campo que en los fuertes debates de la Cámara de Diputados.

El punto más débil del proyecto kirchnerismo es la localidad. Donde la mayoría de los gobernantes peronistas quieren separar las elecciones provinciales de las nacionales, incluido Tucumán, lo que también indica que Mansur rechazó la voluntad de participar en la lucha presidencial.

En plena organización de la tropa, Alberto Fernández también trata de agrupar a los suyos. Aunque se sabe que la dueña de la estructura y los votos es CFK, y es muy probable que unos de sus bendecidos sea el reemplazante de Alberto Fernández.

Publicado en Revista Enterate

Sensación Electoral
Últimas entradas de Sensación Electoral (ver todo)