PARANÁ (Corresponsalía Entre Ríos) La visita del presidente Alberto Fernández a la provincia de Entre Ríos contó con un escenario a la medida del Operativo Reconciliación, pero sirvió también para posicionar a otro hombre del PJ para anotarse en la sucesión del gobernador Gustavo Bordet y, eventualmente, enfrentar a Rogelio Frigerio.

Bordet organizó la agenda, definió las presencias en la visita del Presidente para inaugurar la Escuela de Educación Técnica N° 100 de Paraná y trabajó para que el mandatario tuviera un acto que permitiera una postal ecuménica del Frente de Todos. Más allá de la guerra interna del Gobierno, llamó la atención que el intendente de la capital de la provincia, Adán Bahl, ocupara un rol más protagónico que en otras visitas presidenciales.

Bahl tuvo alguna interferencia con Fernández cuando el ahora jefe de Estado trabajaba para la unidad del peronismo junto a Cristina Fernández, a la hora de armar su fórmula para la intendencia durante las elecciones de 2019, que en Entre Ríos se adelantaron a la nacional. Luego, la relación pasó por momentos de relativa frialdad en anteriores visitas del mandatario nacional. Este miércoles, el intendente capitalino se mostró empoderado por el lugar que ocupó.

El mandamás de la ciudad más importante de la provincia capitaliza el momento de cercanía tanto con Bordet como con el Presidente para anotarse en la carrera por la sucesión y aspirar a ocupar el sillón de Urquiza en la Casa Gris. La característica de hombre de gestión juega a su favor. Siempre tiene a mano una carpeta con un proyecto ejecutivo para gestionar obras en la ciudad ante un ministro nacional o ante el mismo presidente. No se acerca solo para la foto: aprovecha la oportunidad para obtener recursos financieros. Esa cualidad le valió contacto con funcionarios de todos los palos y con el mismo Fernández.

Bahl, el intendente empoderado que se anota para suceder a Bordet

PROYECCIÓN ’23

Bahl, el intendente empoderado que se anota para suceder a Bordet

24 de marzo de 2022Por Exequiel Flesler

Gobierna Paraná y viene de fricciones y frialdad con el Presidente. Con el nexo reconstruido, sueña con la gobernación en 2023.

PARANÁ (Corresponsalía Entre Ríos) La visita del presidente Alberto Fernández a la provincia de Entre Ríos contó con un escenario a la medida del Operativo Reconciliación, pero sirvió también para posicionar a otro hombre del PJ para anotarse en la sucesión del gobernador Gustavo Bordet y, eventualmente, enfrentar a Rogelio Frigerio.

También podés leerFernández, por la paz: “Un aplauso para Cristina” en Entre Ríos

Bordet organizó la agenda, definió las presencias en la visita del Presidente para inaugurar la Escuela de Educación Técnica N° 100 de Paraná y trabajó para que el mandatario tuviera un acto que permitiera una postal ecuménica del Frente de Todos. Más allá de la guerra interna del Gobierno, llamó la atención que el intendente de la capital de la provincia, Adán Bahl, ocupara un rol más protagónico que en otras visitas presidenciales.https://e19fa56e7c28159e12e6ce06f1b311ab.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html?n=0

Bahl tuvo alguna interferencia con Fernández cuando el ahora jefe de Estado trabajaba para la unidad del peronismo junto a Cristina Fernández, a la hora de armar su fórmula para la intendencia durante las elecciones de 2019, que en Entre Ríos se adelantaron a la nacional. Luego, la relación pasó por momentos de relativa frialdad en anteriores visitas del mandatario nacional. Este miércoles, el intendente capitalino se mostró empoderado por el lugar que ocupó.

También podés leerEn minoría, La Cámpora mide sus pasos con el albertista Bordet

El mandamás de la ciudad más importante de la provincia capitaliza el momento de cercanía tanto con Bordet como con el Presidente para anotarse en la carrera por la sucesión y aspirar a ocupar el sillón de Urquiza en la Casa Gris. La característica de hombre de gestión juega a su favor. Siempre tiene a mano una carpeta con un proyecto ejecutivo para gestionar obras en la ciudad ante un ministro nacional o ante el mismo presidente. No se acerca solo para la foto: aprovecha la oportunidad para obtener recursos financieros. Esa cualidad le valió contacto con funcionarios de todos los palos y con el mismo Fernández.https://e19fa56e7c28159e12e6ce06f1b311ab.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html?n=0

Bordet y Bahl fueron, en definitiva, quienes le abrieron la puerta de la provincia al Presidente para dar un mensaje de unidad del Frente de Todos. Fernández tuvo un escenario de tranquilidad para que plasmar un discurso albertista y conciliador. Desde la vera del río Paraná, pidió “un aplauso para Cristina” y llamó a “terminar con las divisiones”, pero también habló de “ayudar a los que producen en el campo y a los que producen otros bienes y servicios, para que el país crezca”. Mensajes al kirchnerismo y al campo desde la calma entrerriana.

Según reconstruyó Letra P, la organización fue tan minuciosa como cautelosa para que el escenario fuera el referido. Tan así, que el Presidente tuvo la oportunidad de saludar a un dirigente camporista. “Gracias, Juancho, por estar aquí, te veo con alegría. Sabés cuánto te quiero”, le dijo al diputado provincial Juan Manuel Huss.

Tomás Ledesma, diputado nacional de La Cámpora que votó en contra el acuerdo con el FMI, también dio el presente. Estuvo al lado de otra diputada nacional, la cristinista Blanca Osuna, que votó a favor del entendimiento con el Fondo. En definitiva, un escenario apto para que el presidente pudiera hablarle a cada tribu todista.

Publicado en Letra P

Redacción Electoral