Siete de las nueve listas que compiten para representar a la provincia de Santa Fe en el Congreso de la Nación son encabezadas por mujeres, pero esto no significa que los principales reclamos y deudas de los feminismos, como la implementación efectiva de leyes ya vigentes como ESI, IVE, cupo laboral trans, paridad y las que restan como la emergencia en violencia de género, estén presentes en el debate electoral. Tras más de cinco años en el centro de la escena nacional, con la ley de la interrupción voluntaria del embarazo aprobada, la ola celeste y la marea verde quedaron atrás en la campaña y la agenda de género perdió protagonismo en la discusión política de estas elecciones. ¿Por qué? Letra P consultó a las principales figuras que pujan por una banca en la Cámara alta por Santa Fe .

El candidato del Frente de Todos, Marcelo Lewandowski, saca chapa y asegura que en la provincia se dio una “muestra clara” del lugar que ocupa la agenda de género “creando el ministerio que encabeza Celia Arena”. En junio, el gobernador Omar Perotti le otorgó rango ministerial a la Secretaría de Estado de Igualdad y Género. “Estamos plenamente identificados con la cuestión”, señaló el periodista deportivo. En la misma línea, resaltó las capacitaciones de la Ley Micaela en clubes, iniciativa que acompañó y se mostró feliz de haber participado en la votación de la ley de Paridad de Género. Sin embargo, se mostró cauto al aclarar que “todos los temas pueden tener gente a favor y en contra”. “Uno los trata con criterio, conciencia y sus convicciones, están para debatirse democráticamente”, consideró Lewandowski.

,Clara Garcia, la candidata del Frente Amplio Progresista, coincidió en que “los temas estructurales como la economía, la salud y la seguridad fueron los ejes políticos principales”. Sin embargo, subrayó que esto debería relacionarse con la agenda de género “ya que somos las mujeres las que más sufrimos los efectos de la pandemia y también de la pobreza”. Mencionó también la “larga trayectoria” de su espacio en la promoción de “debates y proyectos legislativos para la conquista de derechos de las mujeres y disidencias”. En ese marco, enumeró las iniciativas y políticas públicas que el socialismo empujó en los últimos años tanto en Rosario como a nivel provincial, como los primeros proyectos de aborto legal y matrimonio igualitario.

Irene Gamboa, candidata a senadora nacional por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores sostuvo que “para los partidos tradicionales como Cambiemos, Frente de Todos o el Frente Progresista, que buscan llegar a los sectores más conservadores, hablar de los derechos de las mujeres y de la diversidad aleja esos votos”. Además, en consonancia con la campaña nacional de su partido, precisó que “la forma de avanzar en nuevos derechos para las mujeres y la diversidad sexual” es si la izquierda se consolida “como tercera fuerza nacional”.

Mercedes Meier, candidata de Soberanía Popular, aclaró que, en su espacio, la discusión de género estuvo presente desde el inicio, al decidirse que encabece una mujer la lista. Sobre la pesca de votos de las principales fuerzas en los sectores más conservadores, enfatizó en que “hay un problema grave para las causas populares, que es que creen que se va a poder enfrentar a la derecha pareciéndose a la derecha”. Además, recordó: “Nuestros derechos no son sólo sexuales y reproductivos” y sostuvo que protagonizar las discusiones políticas y las luchas puede conducir a un “cauce transformador”. “Evidentemente no se quiere eso e intentan contenernos y no darnos ese protagonismo”, remató.

En la vereda de enfrente, la celeste Betina Florito del partido Unite afirmó que sí han tenido lugar los temas de género durante esta campaña y que si bien se ha logrado mucho, aún falta camino por recorrer. Para la candidata, esta agenda “llegó para quedarse”. “Cualquier política pública que se piense y se materialice, estará transversalizada con esta perspectiva”, amplió. Sin embargo, aclaró que su espacio defiende “los valores, la vida y la familia” y acompañará los proyectos “siempre y cuando no vayan en contra de nuestros ideales y de las personas que representamos”.

Por último, Jorge Boasso, candidato de Primero Santa Fe, consideró que directamente “no hay debate absolutamente de nada”. Calificó a la campaña de “chata” y cuestionó que “no sólo no se incluyó en la agenda la temática de género” sino que no se habló de “ningún tema”. Pese a esto, se mostró a favor de avanzar en la aplicación efectiva de las leyes ya vigentes.

Fuera del foco de discusión, la agenda de género ganó lugar en todos los espacios políticos. Desde los más conservadores a los más progresistas, ninguno de los sectores cuestionó su importancia. Coincidieron, en el discurso, en la necesidad de profundizar sobre la lista de demandas. Restará ver si quienes accedan a una banca las priorizan o se olvidan de un movimiento que necesita respuestas concretas y urgentes.

Publicado en Letrap

Redacción Electoral
Últimas entradas de Redacción Electoral (ver todo)